Agostino Mascardi

Nació el 2 de septiem­bre de 1590 en Sarzana, donde murió en 1640. Estudió en Roma e ingresó en la Compañía de Jesús, de la que luego fue expulsa­do. Secretario de varios cardenales, viose nombrado camarero secreto del papa Urbano VIII, quien de esta suerte quiso re­compensarle por sus textos encomiásticos. Enseñó elocuencia en la Universidad de Roma, y obtuvo en la de Pisa una cátedra que nunca desempeñó. Hombre de notable talento, pero ambicioso y dado a la polémi­ca, discutió con protectores y amigos. Sin embargo, los contemporáneos le profesaron gran admiración a causa de su doctrina y su elocuencia. Gustaron singularmente sus Orazioni, publicadas en Génova (1622), en latín e italiano. Su nombre, empero, se halla vinculado principalmente al tratado Del arte histórico (1636, v.), uno de los mejores y más originales estudios del s. XVII sobre los problemas de la historiografía. Mascardi escribió, además, numerosas composiciones poé­ticas en latín e italiano, entre las que figu­ran los Silvarum libri IV, y textos en prosa acerca de temas diversos.

E. Allodoli