Adolf Pichler

Nació el 4 de septiembre de 1819 en Erl, cerca de Kufstein, y murió en Innsbruck el 15 de noviembre de 1900. Estudió en Innsbruck y en Viena Medicina y Ciencias naturales. En 1848 formó parte de la Akademischen Legión y combatió en el Trentino con el grado de capitán. Participó también en la campaña del Schleswig-Holstein contra Dinamarca. En 1855 conoció en Berlín a A. von Humboldt y, después de haber sido profesor en escuelas de enseñanza media, fue nombrado profesor de Mineralogía y Geología en la Universidad de Innsbruck.

Buen austríaco y patriota, se mostró en las cosas de la política, como en las de religión, de tendencias liberales; y después de haberse adherido, cediendo a las corrientes de su tiempo, a las enseñanzas materialistas, volvió a encontrar la fe de sus padres. Dio pruebas de ello en su mejor obra, Fray Seráfico (v.). Menos feliz como poeta lírico, incorporó a sus cuentos notas de realismo campesino. De sus numerosas tragedias se salvan Los Tarquinios [Die Tarquinier, 1866], que obtuvo la aprobación de Hebbel. Se mostró animado prosista en su obra autobiográfica. Dejo también epi­gramas, trabajos de historia de la cultura y escritos de carácter científico, en relación con su enseñanza universitaria.

G. V. Amoretti