Sobre la Lengua Italiana, Alessandro Manzoni

[Sulla lingua italiana]. Carta crítica de Alessandro Manzoni (1785-1873), escrita en 1850, dirigida a Giacinto Carena, autor de un Diccionario de los términos de uso domés­tico. Manzoni aprovecha la ocasión para desarrollar sus ideas sobre el problema de la lengua italiana, ideas que debían cons­tituir el argumento de un libro, De la len­gua italiana [Della lingua Italiana], conce­bido, pero nunca ejecutado. Colocándose en el terreno lexicográfico, Manzoni, tras de afirmar que la lengua es «un todo» ho­mogéneo y unitario, refuta la vieja distin­ción entre lengua y dialecto, porque tam­bién los dialectos son lenguas, pero con el grave inconveniente de ser muchos los ha­blados en él mismo territorio nacional y de poseer una cantidad de vocablos muy limi­tada, por lo que no son adecuados para las múltiples exigencias prácticas y espirituales de una colectividad nacional. Combatiendo el ideal académico de una lengua pura­mente literaria y propugnando la necesidad de una lengua viva, fundada en el uso y a la vez no sujeta a los caprichos individua­les, Manzoni concluye con lo que es la premisa de su carta crítica: que la lengua italiana es el florentino de la clase culta, lengua viva, homogénea, unitaria. Pero como esta lengua no es todavía para Man­zoni una realidad, se plantea el conflicto teórico inherente a la concepción lingüís­tica manzoniana: si la lengua es, en efecto, un fenómeno orgánico, cuya única ley eá el uso, la cuestión lingüística no puede recibir una solución tan rigurosamente normativa, que no reconoce a la lengua su carácter orgánico e insubordinable a una norma ex­terior.

D. MattalIa