Remigio Crespo Toral

Escritor ecua­toriano, nació en Cuenca en 1862, murió en 1939. Cursaba todavía estudios de abogado cuan­do fue elegido diputado de la Convención Nacional (1883). Presidente del Congreso en 1888, desempeñó después diversos car­gos diplomáticos en América y Europa.

Su personalidad y prestigio le valieron ser co­ronado como poeta nacional en 1917. Pero no sólo fue poeta (v. Poesías), situado en el tránsito de un romanticismo decadente a un modernismo balbuciente y tímido, sino también excelente prosista, de cuida­do lenguaje (era miembro correspondien­te de la Academia Española de la Lengua desde 1889), y agudo crítico literario y de arte.

Escribió sobre Bolívar, sobre la cues­tión de límites con Perú, acerca de Dante; en 1901 prologó uno de los volúmenes del novelista Alfredo Baquerizo Moreno, a quien le encuentra antecedentes inmedia­tos en Juan Valera.

Conservador en poli­tica, de espíritu profundo e intensamente religioso, Crespo Toral supo ganar con su pondera­ción y talento la devoción y el respeto de amigos y adversarios: el gobierno liberal del general Plaza lo nombró abogado con­sultor de la Legación de su país en Perú y en España. Propugnó siempre el sentido universal de la literatura y el arte hasta en los temas y producciones de carácter más local.

J. Sapiña