Marusja, Gregorij Kvitka-Osnovjanenko

Narración de Gregorij Kvitka-Osnovjanenko (1786-1843), padre de la mo­derna prosa ucraniana, el primer escritor eslavo que hizo centro de su «pathos» a los personajes de la vida humilde, «deseando mostrar que también bajo los trajes del campesino palpita un corazón humano». Escrita en 1832 y publicada en 1833, narra los amores de Marusja, aldeana- hermosa e inteligente, con Vasyl, jornalero joven y pobre, lleno de ingenio. El padre de Ma­rusja, rico propietario, al principio no quie­re oír hablar de bodas, pues Vasyl tiene que hacer aún el servicio militar, que en­tonces duraba muchos años. Pero Vasyl consigue hacerse substituir por un amigo en el servicio y, vencida la resistencia del padre de Marusja, obtiene el consentimien­to para las bodas. Pero la felicidad no en­tra en el destino de los jóvenes enamora­dos: Marusja, cierto día, se dirige al bos­que y, dominada por el frío, enferma. Cuan­do Vasyl, que se ha alejado para algunos quehaceres, vuelve, en lugar de las bodas se encuentra con el entierro de su prometi­da. Los padres de Marusja se resignan a la voluntad divina y Vasyl se hace fraile. La idea moral, clave del cuento, es que en este mundo no hay que aficionarse dema­siado a las cosas ni a los hombres. El cuen­to está escrito en idioma sencillo y puro y, como las demás novelas de Kvitka, por sus ricas referencias a los usos y costum­bres del pueblo ucraniano, presenta también notable interés etnográfico.

E. Onatskyi