Madrid, Azorín

Libro de recuerdos del gran escritor español Azorín (pseudónimo de J. Martínez Ruiz (1873-1967). En el prólogo el autor nos dice que escribe desde una casa de campo en Levante y nos propone una oportuna meditación sobre el tiempo. Y surge el primer recuerdo de su carrera literaria: el primer viaje a Madrid, reali­zado en otoño de 1895. Nos habla Azorín de la primera casa donde vivió, de su la­bor como periodista, de sus primeras obras, Antonio Azorín y La voluntad (v.). Así va animando todos los recuerdos de aquel Ma­drid lejano: las redacciones de periódicos, periodistas y directores célebres; el cuadro de la vida de la ciudad con sus oficios, mer­cados, clima, espectáculos, etc.

Los recuer­dos de Baroja, Valle Inclán, Rubén Darío, Pérez de Ayala, Maragall (de quien cuenta sus viajes a Madrid y transcribe una carta que el poeta catalán le envió en 1901, en la que ve claro la actitud de los escritores del 98: «Udes., los de la nueva generación, han vuelto a encontrar, a fuerza de serie­dad y sinceridad, el espíritu inmanente del arte castellano en un nuevo sentido de su lenguaje, en el sentido de la sobriedad…»). Encontramos páginas dedicadas a los maes­tros: Valera, Pardo Bazán, Pérez Galdós, Menéndez Pelayo, Clarín, y su actitud fren­te a los noveles autores que habrían de denominarse bajo el nombre de «genera­ción del 98». No falta en el libro la visión del paisaje y la alusión final al problema del tiempo, simbolizado en el paso de las nubes (símbolo que había utilizado ya en Las Nubes, interpretación del paso del tiem­po y del tema de Calisto y Melibea, in­cluido en el libro Castilla v.).

A. Comas