Los Límites de la Formación de los Conceptos Cientificos, Heinrich Rickert

[Die Grenzen der wissenschaftlichen Begriffsbildung]. Obra publicada por Heinrich Rickert (1863-1939), filósofo alemán de la es­cuela de Badén o filosofía de los valores, en Tubinga en 1896. Despertó interés por la distinción que hace, en el sentido de la filosofía de los valores, entre los métodos de la ciencia natural y los de la historia.

La ciencia natural tiene por objeto la for­mación de conceptos, cuyo valor es tanto mayor cuanto mayores sean las simplifica­ciones a que nos llevan, la abstracción en que se fundan y el sistema de legalidad a que van a parar, ya que el fin de las ciencias de la naturaleza es la determina­ción de leyes universales. Si la ciencia ex­plica lo real recurriendo a la generalidad de las leyes, el fin de la historia es la comprensión de lo real utilizando las ver­dades generales, pero organizándolas para un devenir singular, en el que la referencia a los valores universales permite discer­nir lo esencial de lo secundario, y operar en la infinita variedad de los hechos que se ofrecen a la consideración histórica (ac­tos, personas, instituciones…) según crite­rios generales, sugeridos por los intereses predominantes. Belleza, verdad, cultura, estado… permiten, efectivamente, recortar los hechos de la materia informe de la que provienen, componiéndolos en unidades diferenciadas por sus significaciones, conce­bir la historia de un arte, de una nación, de una guerra, y entender como «causa» de un acontecimiento (de modo muy dife­rente a cómo hacen las ciencias de la na­turaleza) el hecho que ha tenido sobre el -mismo acción «eficaz».

El conocimiento his­tórico es posible, por cuanto nos revela valo­res no sugeridos arbitrariamente por el historiador, sino revelados por la propia historia que se desarrolla, y que es válida para todos, porque sus principios selectivos son los valores mismos aceptados por la co­munidad.

G. Bertin