Los Lamentos, Joachim du Bellay

[Les regrets]. Colec­ción de sonetos de Joachim du Bellay (1522- 1560), publicada en 1558, más propiamente con el título de Los lamentos y otras obras poéticas [Les regrets et autres oeuvres poetiques]. Importante, por la incorporación de poemas inéditos, es la reimpresión de 1876. Esta obra está escrita en forma de diario de viaje referente a su permanencia en Italia; a la manera de Ovidio en sus Tristes (v.) y en sus Epístolas del Ponto (v.). El poeta siente el amor de la patria en su alejamiento de los lugares queridos, y al pesar de verse privado de las conversacio­nes de su amigos y de la meditación en la serena tierra angevina, añade el aburri­miento de atender a mil ocupaciones, de acompañar al cardenal Jean du Bellay, pri­mo suyo, y la visión de la corrupción romana. Él es un francés alegre y franco, mientras que la corte papal está llena sola­mente de disimuladores bajo apariencias de políticos, y por ser angevino de vieja estirpe el poeta siente el orgullo de su no­bleza, mientras por la ley de la jerarquía eclesiástica cualquier sacerdote humilde puede convertirse en cardenal o papa.

Con todo, más que nada le conturba la ausen­cia de amigos que puedan comprender su obra de poeta; incluso se apaga en él el entusiasmo por la creación poética, y la esperanza de la inmortalidad en el arte se desvanece ante su vida presente. Entonces su inspiración se vuelve hacia la sátira y la observación burlona. La corte pontificia se presta bien para considerar tipos bufonescos y situaciones divertidas; también los precedentes de la poesía burlesca italiana, desde Burchiello a Bemi y Lasca, le ofre­cen incentivo para una sátira risueña y pla­centera. Una parte de la colección está de­dicada a su viaje de regreso, con observa­ciones muy interesantes sobre Urbino y Venecia, y también sobre Suiza y Lyon.

Finalmente, su llegada a París muestra el entusiasmo del francés que vuelve a su tierra y a la capital de una civilización renovada. Algunos sonetos, notables por su sinceridad de sentimientos y refinamiento formal, se convirtieron pronto en mode­los en el movimiento de la Pléyade y en el clasicismo francés. Entre ellos, ade­más del famosísimo «Hereux qui comme Ulysse…», se recuerdan: «Je ne veux point foullier au sein de la nature», en que el poeta indica la levedad pero también la sinceridad de su inspiración: «Je ne veux feuilleter les exemplaires grecs», en que el autor ensalza la espontaneidad de su sueño de poeta sin rebuscas ni graves argumen­taciones; «France, mère des arts, des armes et des lois», que expresa un ardiente amor por la patria a la que tiene por heredera de la gran civilización antigua. El contraste entre sus aspiraciones de poeta y su actual cargo de secretario queda claro en su so­neto: «J’aime la liberté, et languis en Ser­vice» y el satírico «Marcher d’un grave pas et d’un grave sourci», que contiene palabras en italiano, las cuales documentan las cos­tumbres de la época. Esta colección ejerció en la Pléyade notable influencia literaria porque inició una nueva tradición de acuer­do con una inspiración personal y una imitación feliz de los antiguos y los modernos.

C. Cordié

Es un poeta dulce y exquisito, fácil y fluido, de gracia seria y a menudo me­lancólico, diferente hasta donde puede ser posible de Marot, y dotado de una inspira­ción absolutamente lírica y personal. (Lanson)