Los Hijos del Capitán Grant, Jules Verne

[Les enfants du capitaine Grant]. Novela de aventuras de Jules Verne (1828-1905), pu­blicada en 1867-1868, primera obra de una trilogía (v. Veinte mil leguas de viaje sub­marino y La isla misteriosa) en la que jue­gan un importante papel los prodigios de la ciencia y las maravillas de la naturale­za.

Mary y Robert Grant se aventuran a bordo del «Duncan» en busca de su padre, que ha naufragado, siguiendo las indica­ciones de un documento hallado en el mar. Forma parte de la expedición un singular y simpático científico, Paganel (v.), uno de los personajes más notables de la obra de Verne. Por mar y tierra se suceden las aventuras más imprevistas y arriesgadas: en una ocasión el joven Robert es arrebatado por un cóndor, salvándose tan sólo por un providencial disparo de fusil; en otra, los lobos rojos amenazan la existen­cia de los viajeros. Cierto Ayrton, cuyo verdadero nombre es Ben Joyce, presidia­rio evadido, intenta desviar del buen cami­no a la caravana, con objeto de apoderarse del «Duncan», que aguarda en la costa a sus audaces tripulantes, al regreso de una larga expedición de reconocimiento a tra­vés de las tierras del continente austra­liano; pero descubren al ex presidiario y lo hacen prisionero. Finalmente, mientras el «Duncan» navega cerca de las costas de Nueva Zelanda, es descubierta la isla en la que ha encontrado refugio el capitán Grant. La aventura concluye felizmente con el salvamento del náufrago y con el retorno del «Duncan» a su patria. Ayrton es abandonado en la isla para que se re­dima en la soledad.

Los hijos del capitán Grant es una de las más apasionantes y mejor logradas novelas de Verne y no carece de virtudes literarias, como lo demues­tra la perfecta caracterización de dos de sus personajes: Paganel y Ayrton. También es sugestiva su ambientación, especialmen­te en cuanto se refiere a Australia, que apa­rece en esta obra con la fascinación de una tierra virgen y áspera con que debió aparecerse a los ojos de los emigrantes euro­peos de 1800. De esta novela escribió el mismo Verne, en colaboración con Dennery, un drama estrenado en 1878. [Trad. espa­ñola de A. Ribot y Fontseré (Madrid, 1868). Modernamente la más divulgada es la de Th. Scheppelmann (Barcelona, 1936)].

A. Fabietti