Los Gramáticos y Retores, Cayo Tranquilo Svetonio

[De grammaticis et rhetoribus]. Es la única sección de los Hombres ilustres (v.) de Cayo Tranquilo Svetonio (699-125) que nos ha llegado casi completa. Es una historia de la filosofía y de la oratoria romanas ex­puesta por medio de biografías. La filolo­gía, que Svetonio, según la tradición, gneoalejandrina llama también gramática, sur­gió en Roma bastante tarde, como, por lo demás, todas las actividades estrictamente culturales, y no se afirmó hasta el año 170 con la venida de Crates, embajador de Pérgamo. Su escuela romana trabajó sobre textos poéticos contemporáneos, o casi, di­fundiendo sus estudios por medio de lectu­ras públicas, hasta que fue suplantada por la escuela rodia, inaugurada en Roma por Elio Estilón. Los estudios críticos textuales son entonces substituidos por otros más tí­picamente lingüísticos y léxicos, mientras la práctica gramatical se ejerce en las au­las frecuentadas por los hijos de la nobleza, la cual, a sus expensas y sin contribución del Estado, organizó la educación literaria de la juventud. Veinte maestros se suceden en el espacio de dos siglos en Roma: Ni­canor, Opilo, Gnifón, Andrónico, Orbilio, Ateyo, Catón, Epicado, Herotés, Nicios, Seneo, Epirota, Verrio, Crasicio, Escribonio, Higino, Meliso, Pomponio, Palemión, Probo.

Pero Svetonio, en lugar de trazar el des­arrollo de las escuelas y de las tendencias literarias, se entretiene en el elemento anec­dótico. Muchas cartas, epigramas salaces y rasgos de ingenio ilustran los breves capítulos biográficos, en los cuales el valor his­tórico del personaje pasa a segundo término ante el interés de Svetonio por lo anecdó­tico, el cual más que biografías nos da per­files no siempre trazados en sus rasgos más notables y esenciales. Un plan análogo se observa en la segunda parte del libro de­dicada a la oratoria, la cual, como la filo­logía, nació algo tarde y encontró mayor oposición que la filosofía por parte de las autoridades del Estado, las cuales barrun­taban en las escuelas de los retores griegos y latinos un peligro político para las orga­nizaciones republicanas. El libro no está completo; nos quedan únicamente las cinco biografías de Plocio, Voltacilio, Epidio, Clodio y Albucio, en las cuales el máximo re­lieve es también para las particularidades secundarias, perdiendo de vista la línea histórica general. Las dos secciones, de la filología y de la retórica, más que a otra cosa interesan a la historia de las costum­bres y de la enseñanza romana entre el úl­timo siglo de la república y el primero del imperio.

F. Della Corte

Svetonio es un investigador de hechos históricos; minucioso, preciso, libre, ignora lo que es la verdadera historiografía, pero proporciona a ésta preciosos documentos. Su lenguaje es el de la información cientí­fica rápida y breve; y los antiguos recono­cieron este mérito suyo desde Plinio el Joven, que, como es natural, lo encontraba algo seco, a Vopisco, que, en cambio, apre­ciaba en Svetonio su amor a la brevedad. (C. Marchesi)