Libussa, Franz Grillparzer

Tragedia póstuma de Franz Grillparzer (1791-1872), en cinco actos, es­crita en endecasílabos. Grillparzer hacia el año 1819 había fijado su atención sobre la leyenda checa de la fundación de Praga y probablemente ya en 1848 había terminado su obra, que fue representada en Viena en 1874. Cosma, en la Edad Media; Hajek, en el siglo XVI; Dubravius y Eneas Silvio Piccolomini trataron la misma leyenda; la recoge Musáus en los Cuentos populares alemanes (v. Leyenda de Rübezahl); Her­der en la Mesa principesca y en la balada El caballo al pie del monte; Werner, en Wanda, reina de los sármatas, trata una figura episódica de la leyenda, y en 1815 aparece el drama romántico de Clemens Brentano La fundación de Praga (v.), que inicialmente fue titulado Libussa. Grillpar­zer funde fábula y leyenda, historia y filo­sofía en una obra compleja, rica en problemas y notable simbolismo.

Kascha, Tetka y Libussa son hijas de Crokus, príncipe de Bohemia, de origen sobrenatural y profético. Buscando hierbas medicinales para curar a su padre enfermo, es arrastrada Libussa por las aguas de un torrente y sal­vada por un joven aldeano llamado Primislaus, quien se enamora de ella. Entre tanto, muere el padre y una delegación bohemia se presenta en el castillo solitario de las tres hijas para pedir que una de ellas asuma la dignidad soberana. Consiente Libussa, y con ideas patriarcales instaura un Estado ideal en una sociedad idílica de hombres libres; ella personifica el ideario político de Grillparzer, defensor de los derechos del individuo y del corazón contra la razón de Estado y el progreso social y político. Li­bussa no puede hacer frente a las contro­versias de los varones y decide tomar un esposo. Después de haberlo buscado mucho tiempo, logra encontrar al joven que un día la salvó y se casa con él. Pero el arro­gante aldeano tiene una voluntad bien decidida e ideas opuestas a las de Libussa: es el hombre del progreso y representa la moral positiva del ilustracionismo, que sa­crifica la felicidad del individuo a los fines de la prosperidad general; basándose en tales ideas aspira a fundar una ciudad a orillas del Moldawa; será Praga, que signi­fica puerta.

Libussa, mujer amante y fiel, sacrifica, poco a poco en favor del esposo cuanto ella es y posee: sus convicciones, su capacidad de gobierno y su salud misma, dando a luz un hijo. El marido le ruega se consagre a la fundación de Praga como un acto propiciatorio y profético; este es­fuerzo de Libussa, logrado contra sus pro­pias convicciones, le cuesta la vida, y, profe­tizando un reino de amor sobre la tierra, muere. Aparecen entonces las hermanas, que emigrando del país inquieto arrojan sus cinturones de oro, uniéndolos al de Li­bussa, para que juntos formen la corona real de Bohemia. El drama, de gran exten­sión, contiene casi todos los motivos de las poesías de Grillparzer y muestra su predi­lección por toda la vida interior y contem­plativa. Está excesivamente cargado de sím­bolos y de lirismo para ser siempre teatral­mente eficaz, pero posee un valor profundo de pensamiento y de poesía.

C. Baseggio-E. Rosenfeld