Libertad, Santiago Rusiñol

[Llibertat]. Comedia en tres actos del pintor, comediógrafo y novelista catalán Santiago Rusiñol (1861-1931), estre­nada el 2 de octubre de 1901. La acción tiene lugar en un pueblo de la costa catalana donde se celebran unos insólitos fes­tejos con motivo de ser nombrado hijo adoptivo del pueblo el indiano «don Patríciu». Uno de los caciques de la localidad, Pere-Antón, que estuvo unos días en Amé­rica, habla con entusiasmo de aquélla, de su democracia, de su igualdad y de su pro­greso, y, sobre todo, de su libertad, sagrada y mítica, pero que para Pere-Anton con­siste en no hacer nada. El diario «El clamor del pueblo ilustrado» prepara un número extraordinario. Se suceden discursos del alcalde, del secretario y de «don Patríciu», que habla una hórrida jerga castellano- catalana. El acto termina con la colocación de una lápida. Pero «don Patríciu» viene acompañado de un pequeño negrito que hace las veces de criado. Las señoras del pueblo consiguen que su amo se desprenda de él, lo bautizan con el nombre de Jaume Negret, y es adoptado por Pere-Anton. Ya mayor, el negrito se enamora de Florentina, la hija de Pere-Anton, el cual no consiente dicho matrimonio. Al invocar Jaume Ne­gret la cacareada igualdad, Pere-Anton con­fiesa que aquélla sólo sirve para la polí­tica, pero no para las cosas serias como el matrimonio. El negro acaba marchándose del pueblo. El humor de Rusiñol juega con el efecto de ciertos castellanismos catalanizados (adalantu, géneru famaninu). La obra es, en el fondo, una sátira, pero no contra los principios democráticos y libera­les, sino contra los incultos que los enarbolan sin tener idea de su contenido ni de su alcance.

A. Manent