Laudas, Bianco da Siena

[Laudi]. Al lado de las famosas Laudas (v.) de Jacopone da Todi tienen cierto interés las de Bianco Santi (nacido en Valdarno a me­diados del siglo XIV y muerto quizás a principios del XV), llamado «il Bianco da Siena». El encendido sentimiento religioso que cimentaba el movimiento de los «jesuatos», a los que pertenecía, anima sus varias composiciones sacras, llenas de amor a Dios, de desdén por quienes reniegan de Él y henchidas de un sentimiento de vene­ración y de éxtasis de la criatura por su Creador.

En la contemplación de la verdad eterna el alma no encuentra palabras ade­cuadas para expresar su íntima emoción, y la lauda se hace plegaria y florece a veces en expresiones inflamadas que parecen to­madas de la lírica amorosa de la época. Se encuentran en las composiciones de Bianco da Siena referencias a la liturgia medieval, o también a composiciones anteriores ; en ellas el alma se aniquila en el amor de Cristo, y el goce purísimo de la fe trans­figura la experiencia religiosa en la quietud de una unión ideal. Se purifica entonces el sentido a veces turbio y convulso del amor, tal como Bianco lo expresa, se aplaca en un diálogo de la criatura con Dios, y se encuentran acentos que recuerdan los de santa Catalina de Siena y su mística con­cepción de un amor en que se redime la naturaleza humana en la esperanza de los bienes celestes.

Entre las Laudas, algunas de las cuales han sido descubiertas recien­temente, destacan, por la riqueza de su sen­sibilidad, las hasta ahora anónimas «Gaudete per amor di Gesù Cristo» y «Gesù speranza del Fanima mia»; pero en todas es manifiesto el sentimiento pleno y complejo de un corazón sinceramente patético que quiere conmover en la exaltación de los bienes espirituales.

C. Cordié