Las Guerras de los Estados Bajos, Carlos Coloma

Carlos Coloma (1567-1637), ocupan importante lugar en la bella serie de mono­grafías de historia militar que España pro­dujo en su Siglo de Oro. El autor, hijo del primer conde de Elda, y marqués de la Es­pina él mismo, fue experto político y di­plomático. Mostró también aficiones de hu­manista con una traducción de Tácito — de «elegante y fácil» la califica Menéndez Pe- layo —. Pero al historiar la campaña de los Países Bajos, en que participó con elevado puesto durante los años 1588-1599, quiso escribir ante todo como soldado, prefiriendo poner su esfuerzo en referir las cosas en toda su realidad que emplearse en primores estilísticos. Esto da a la obra — que sólo comprende dichos años — un marcado acen­to de sencillez, precisión, puntualidad y ve­racidad. Entiende él que los narradores de guerras se exponen a muchos errores si no han hecho armas ellos mismos, y como los que en Flandes peleaban se cuidaban más de realizar hazañas que de escribirlas, se decidió, dice, a «hurtar el oficio a los his­toriadores». Pocos tan bien dotados para ejercerlo, pues por igual sabe él penetrar los resortes invisibles y comentar atinada­mente, que contar con minuciosidad sin per­der nunca la noción del conjunto. En lo que no es pura narración — retratos y jui­cios de personajes, comentarios, reflexio­nes…— extrema la sobriedad. Su prosa, no­ble y adecuada a su finalidad, responde efi­cazmente a su pensamiento. Parece que la primera impresión de la obra es la de 1622, muy rara; ha tenido varias reediciones.

B. Sánchez Alonso