Lamentación de Cecco de Varlungo, Fiesolano Branducci

[Lamento di Cecco da Varlungo]. Idilio amoroso burlesco impreso en 1694 con el nombre de Fiesolano Branducci, pseu­dónimo del sacerdote florentino Francesco Baldovini (1634-1716). Son cuarenta estan­cias, en las cuales Cecco se lamenta de que una bella campesina, Sandra, le desdeñe y, además, se burle de él dejándose corte­jar por Nencio. Cecco intenta conmoverla descubriéndole su mísero estado y narrán­dole cuán adversa le es la fortuna, de ma­nera que no le queda más remedio que matarse si Sandra no se decide a prestarle oídos. Pero al final el tono quejumbroso se convierte de súbito en burlón y revela la intención de parodia que tiene la compo­sición; Cecco concluye que, después de ha­ber dormido un poco, ha cambiado de idea: ya no se suicidará, sino que aunque Sandra continúe desdeñándole, vivirá «para no echar a perder su vida». El poemita de Baldovini, de escasa importancia artística, en­tra en el número de aquellas parodias de la poesía popularizante y rústica de la cual habían dado ejemplos mucho más va­liosos Lorenzo el Magnífico con la Nenda de Barberino (v.) y Pulci con la Beca, la de Dicomano (v.), en los cuales, además de Baldovino, se inspiraron otros poetas bur­lescos del siglo XVII.

E. Alpino