La Isla del tesoro, R.L. Stevenson

La acción se desarrolla en el siglo XVI. En un pueble- cito marítimo de Inglaterra viven el joven Jim Hawkins y su madre, la propietaria de la posada El almirante Ben- bow. Un día, hurgando dentro del baúl de un enigmáti­co marinero llamado Billy Bones, muerto en la posada, descubren el mapa de una isla remota, en el que se halla señalado el escondite del tesoro de un famoso pirata, el capitán Flint. Jim lleva el mapa al doctor Livesey y al no­ble señor Trelawney, los cuales organizan una expedición con la Hispaniola.

En la tripulación se enrola, como co­cinero de a bordo, Long John Silver, un hombre con una pata de palo que se hace acompañar de un pintoresco papagayo. Bonachón y de vivaz ingenio, Silver es en reali­dad el despiadado cabecilla de los supervivientes de la chusma de Flint, que se han embarcado en la Hispaniola para apoderarse del tesoro. Llegados a la árida isla de los Mares del Sur, los piratas toman el barco, mientras que Livesey, Trelawney, y Jim y los demás leales se atrinche­ran en un fortín.

Después de un largo tiroteo, y con la ayuda de Ben Gunn, un bucanero abandonado en aque­lla isla por sus compañeros tres años antes, los piratas son vencidos; el tesoro, inmenso, es llevado a la Hispa­niola. En el primer puerto de América Central, Silver, que fue capturado junto con algunos de sus cómplices, huye y ya no se sabrá nada más de él. Jim y los demás regresan a Inglaterra y se reparten el tesoro. Sin embar­go, el balance de la aventura ha sido bastante trágico, y el tesoro ha costado a su vez tantas vidas y tantos bar­cos, que Jim continúa siendo perseguido por pesadillas en las que vuelve a ver las playas de la isla de los piratas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.