La Historia de la Vida del Difunto Señor Jonathan Wild el Grande, Henry Fielding

[The history of the Ufe of the late Mr. Jonathan Wild the Great]. Novela satírica de Henry Fielding (1707-1754), publicada en sus Misceláneas [Miscellanies], en 1743. El verdadero Jonathan Wild (16827-1725), jefe de una vasta asociación de delincuen­tes, fue ahorcado en Tyburn y sus gestas (Life and actions) fueron narradas por Da­niel de Foe (1660-1745). Fielding comenzó su obra como un ataque a la política del ministro Robert Walpole (1660-1745), pero luego la desarrolló con intención más pro­funda y universal: es el retrato de un monstruoso bribón que basa sus acciones en motivos y cálculos aprobados por la mayoría de los hombres y se complace en confrontarlos con las gestas de los grandes hombres. Las pretensiones de virtud de su digna esposa Leticia (Letitia) dan lugar a escenas divertidas. El interés de su tra­ma reside, sobre todo, en la tentativa de Jonathan contra su antiguo compañero de colegio, el joyero londinense Heartfree; Jonathan se aprovecha de la honradez y buena fe de éste para inducirlo a confiar una cantidad de objetos de valor a su cóm­plice, el conde La Ruse, que se escabulle con el botín.

Como más de la mitad de las joyas eran propiedad de otros comerciantes, Heartfree queda arruinado y es encarcela­do. Wild, que ha engañado a la esposa de éste, la induce a huir con él al otro lado del canal de la Mancha con el pretexto de sal­var a su esposo de la bancarrota, pero cuando en la nave aquel bribón intenta cometer violencia con ella, interviene el capitán y Wild es abandonado en una bar­ca que se deja a la deriva. En nada co­rregido, Wild vuelve a la carga tratando de recobrar la confianza de Heartfree, e in­tenta persuadirlo de que se escape asesi­nando a sus guardianes, y como no lo con­sigue lo hace acusar de quiebra fraudu­lenta; la intervención oportuna de la se­ñora Heartfree salva al marido; por otra parte Fisebrand, miembro de la banda de Wild, es procesado, y después de haber in­tentado en vano substraerse a la horca envenenándose, es ahorcado. Obra de iro­nía corrosiva, representa una fase transi­toria de amargura en la vida de Fielding, quien volvió a la franca risa de la comedia y a una templada sátira de la humanidad.

M. Praz

Fielding fue indiscutiblemente el más fi­losófico de los novelistas del siglo XVIII, y no se halla nada comparable a su análisis psicológico hasta que se llega a los no­velistas altamente filosóficos del siglo XIX que fueron George Eliot y George Meredith. (J. W. Beach)