La Hija Obediente, Carlo Goldoni

[La figlia obbediente]. Comedia en tres actos de Carlo Goldoni (1707-1793), representada por pri­mera vez en 1752. Abundan en esta come­dia las concesiones novelescas a los gustos del público: Florindo (v.) ama a Rosaura, pero cuando su padre le da el permiso para casarse con ella, se entera de que la muchacha ya ha sido prometida por Pantalón al estrambótico conde Octavio. Indignación de Florindo, a la que se une la triste su­misión de Rosaura (v.), el disgusto de Pantalón (v.) al ver el sacrificio de su hija, y las aventuras de Briguela (v.) enrique­cido por los éxitos como bailarina de su hija Oliveta, a la que un criado se lo ro­bará todo, aunque éste será luego prendido por el conde Octavio. Finalmente el conde renuncia a Rosaura, que puede casarse con Florindo. Más bien deslabazada en el con­junto, la comedia vuelve muy eficazmente, con Briguela, al tipo del hombre del pue­blo enriquecido, que tendrá gran éxito en el teatro italiano del siglo XIX, como en El nuevo rico de Nota, La moda y la familia de Gherardi del Testa, Nuevos ricos de Ga­llina, etc. Muy vivo es el contraste entre el grosero egoísmo de Briguela y de Oli­veta, y la delicada sensibilidad de Rosaura. Amanerado, en cambio, es el personaje del conde Octavio, aunque, de todas formas, se advierte en él el toque goldoniano y, bajo las extravagancias de su antifaz, se puede vislumbrar una cierta coherencia humana. Las aventuras de Briguela y Oliveta apare­cerán más tarde en Mi hija [Mia fia] de Gallina, e inspirarán El poeta y la baila­rina de Giacometti.

U. Dèttore