La Herencia Natural, Francis Galton

[The natu­ral inheritance]. Obra científica de Francis Galton (1882-1911), publicada en 1889, que constituye el primer notable esfuerzo he­cho por la ciencia moderna para observar los fenómenos de la herencia biológica. Gal­ton afirma que los caracteres hereditarios se transmiten siguiendo dos leyes funda­mentales: la de la «herencia ancestral» y la de la «regresión filial», formulables su­mariamente así: en cada individuo se ma­nifiesta, junto al patrimonio hereditario pa­terno y materno que aparecen como pre­ponderantes, la herencia de los antepasados, con tanta menor intensidad cuanto más le­jana es la generación de la que se hereda un determinado carácter; de modo análogo, los caracteres de los individuos se debili­tan en las generaciones sucesivas (por ejem­plo, se observa que de padres de alta estatura nacen hijos bajos). La exposición de estas leyes tuvo notable éxito, pero fue des­valorizada por el redescubrimiento y con­firmación de las leyes de Mendel (1900). Sin embargo, no debemos considerar como errónea la concepción galtoniana de la he­rencia, ni hay que juzgarla como una antí­tesis de las leyes de Mendel. La diferencia esencial entre ambas direcciones consiste en que Galton nos dio una simple descrip­ción del fenómeno hereditario, que como tal, no se puede decir que sea falsa; Men­del, por el contrario, nos dio una explica­ción fisiológica del fenómeno, que se de­muestra verdadera ante la prueba de los hechos. La dirección galtoniana no fue con­tinuada, en tanto que la nueva ciencia de la herencia se ha basado en las leyes de Mendel. Debe tenerse presente que Galton llegó a su teoría de la herencia a través de una serie de investigaciones estadísticas y antropométricas que le dieron gran fama, aplicando y perfeccionando un método gra­cias al cual se le considera como el fun­dador de ciertas disciplinas basadas sobre la estadística, tales como la eugenesia y la meteorología.

C. Barigozzi