Juliana, Cynewulf

Poema anglosajón en 731 ver­sos, contenido en el Codex Exoniensis y compuesto por Cynewulf (siglos VIII-IX). Narra la vida y el martirio de Santa Juliana, hija de Africanus, que vivió en los tiempos del emperador Maximiano, per­seguidor de los cristianos. Un príncipe, Heliseus, se enamora de la bellísima muchacha y quiere casarse con ella, pero pretende que ella abandone la religión de Cristo, de la que es un feroz enemigo. Africanus promete que obligará a su hija a renegar de su fe, pero no -lo consigue ni con amenazas ni con torturas. También el demonio intenta doblegarla, presentándose en su cárcel bajo forma de ángel; mas ella resiste a toda tentación y lo hace su prisionero. Heliseus, exasperado, la manda someter nuevamente a tortura, y al ver la inutilidad de sus esfuerzos ordena que sea degollada; él mismo paga en seguida las consecuencias de su crimen, muriendo ahogado en el mar. El argumento deriva de un texto hagiográfico latino muy parecido a los Acta sanctorum, 16 de febrero (v. Actas de los Santos). El manuscrito lleva en los versos 704-711 el nombre de Cynewulf en caracteres rúni­cos, que tienen el sencillo valor de letras, sin significado. La importancia mayor de la obra consiste en la dramática vivacidad de los diálogos y en el espíritu místico que en este autor modera el desesperado sentido de lo trágico propio del carácter nórdico, con la dulzura nacida de la esperanza y con la gracia elegante y límpida de las imá­genes, característica de las obras místicas de edad posterior.

G. Lupi