Hsi Hsiang Chi, Wang Shih-fu

[Historia del ala occi­dental de la casa]. Drama chino en cinco actos de Wang Shih-fu, que vivió bajo la dinastía Yüan (siglo XIII). La vieja viuda Chén, esposa del difunto ministro Ts’ai, y su hija Ts’ai Ying-ying, después de haber acompañado el cuerpo del ministro, rodea­das por la soldadesca enemiga, buscan refu­gio en un monasterio. Coincide con ellas un joven literato, Chang Kung, el cual, habien­do visto por casualidad a Ts’ai Ying-ying, procura acercarse a ella. Pero un famoso ladrón, Chang Wei-fu, enamorado de Ts’ai Ying-ying, llega con su banda para raptarla. La anciana madre, en su turbación, ofrece la mano de su hija al que la libre del forajido, y el joven literato, con la ayu­da del general Tou K’o, amigo suyo, liberta a la joven. Entonces la madre retira la pro­mesa y no quiere consentir en el matrimo­nio, pero los dos jóvenes, ayudados por la sirvienta Hung-Niang, consiguen encontrarse secretamente. Cuando la anciana viuda co­noce los manejos de su hija, se ve obligada, en parte ante los hechos consumados y en parte por la elocuencia de la sirvienta, a mantener su promesa, poniendo como condi­ción que el literato vaya a la capital y haga su doctorado.

Durante la ausencia del joven llega el primer prometido de Ts’ai Ying-ying, Cheng-Hen, sobrino de la anciana, el cual reclama sus derechos. Pero mientras tanto Chang Kung, después de haber triunfado en el concurso de ser nombrado prefecto de la provincia, celebra su matrimonio con Ts’ai Ying-ying; Cheng Hen se suicida. Este drama ha recogido y refundido un material que ya existía en diversos cantos y novelas, el principal de los cuales es Los cantos del ala occidental de la casa del mandarín de Tung Chichyüan. Wang Shif-fu pertenece a la escuela dramática de la dinastía Yüan (1280-1367), primer período del teatro chino, caracterizado por el predominio de los temas líricos en detrimento de la acción. La pa­ternidad de esta obra ha sido muy discutida por los críticos, que finalmente se han pues­to de acuerdo atribuyendo los primeros cua­tro actos a Wang Shih-fu y el quinto a Kuang Hanch’ing, también autor famoso. La parte lírica de este drama describe con mucha finura el amor, y es superior a las demás.

S. Lokwang