Hombre y Mundo en los Siglos XVI y XVII, Wilhelm Dilthey

Título español de una colección de escritos filosóficos del pensador alemán Wilhelm Dilthey (1833-1911), que comprende estudios publicados desde 1887 a 1904, inclui­dos en el segundo volumen de sus Obras completas [Gesammelte Schriften, 1921], que lleva el título de Concepción del mundo y análisis del hombre a partir del Renaci­miento y la Reforma [Weltanschauung und Analyse des Menschen seit Renaissance und Reformation], preparado y prologado, en octubre de 1913, por su discípulo Georg Misch. La edición española, que difiere de la alemana e italiana, ha sufrido algunas modificaciones de ordenación. Se ha colo­cado al principio el breve ensayo que en la edición de Misch figura en el apéndice: «Los motivos fundamentales de la conciencia me­tafísica». Por otra parte, se ha prescindido de otros dos fragmentos que aparecen en el apéndice, uno, «El cristianismo en el mundo antiguo»  «Das Christentum in der alten Welt»]; otro, «Para el enjuiciamiento de la Reforma» [«Zur Würdigung der Reforma­tion»], compuesto por diferentes fragmentos recogidos de los manuscritos, y que, según indica el traductor, no añade nada esencial al tema dilatadamente tratado en otros en­sayos que se incluyen.

Se ha prescindido también del ensayo «Cuando Goethe escribía sobre Spinoza» [«Aus der Zeit der Spinozastudien Goethe’s»], para incluirlo en otro vo­lumen de las obras de Dilthey. Consta, pues, aparte del primer ensayo ya citado, de los estudios que llevan por título: «Concepto y análisis del hombre en los siglos XV y XVI»; «El sistema natural de las ciencias del espí­ritu en el siglo XVII»; «La conexión entre la autonomía del pensar, el racionalismo constructivo y el monismo panteísta en el siglo XVII»; «Giordano Bruno»; «El pan­teísmo historicoevolutivo según su conexión histórica con los sistemas panteístas anti­guos», y, en último término, «La función de la antropología en la cultura de los si­glos XVI y XVII». El autor, contraponiéndose  a Hegel, ve el principio del desarrollo de la filosofía no en la relación dialéctica de los conceptos, sino en las modificaciones que se efectúan en la integridad del hombre vivo y real. Las ideas filosóficas de una época dada no son determinadas por otras ideas precedentes, sino por el conjunto de los diversos aspectos (literario, teológico, científico, sentimental, práctico, etc.) de la civilización, sobre la cual, a su modo de ver, influyen ellas.

Siguiendo este original principio, Dilthey, ya no encerrado, como los historiadores precedentes, en el hori­zonte de un caduco intelectualismo, logra reconstruir con gran viveza y claridad ac­titudes y tendencias del espíritu moderno; todas las profundas raíces humanas de los movimientos de cultura son penetradas por él, y las figuras que evoca viven en su ver­dadero clima, formado de múltiples intere­ses y pasiones. [Traducción española de Eugenio Imaz (México, 1944) ].

G. Alliney