Historia General del Brasil, Francisco Adolpho Varnhagen

[His­toria General do Brasil]. Obra del historia­dor brasileño Francisco Adolpho Varnhagen (1816-1857), publicada en dos volúmenes en Madrid, en 1854-57 (22.a edic., en Río Ja­neiro, 1877).

La historia lleva como subtí­tulo: «Antes de la separación e independen­cia de Portugal», pero llega sólo hasta mediados del siglo XVII, a la guerra contra los holandeses invasores del país en el tiem­po de la unión de la corona portuguesa con la española. El autor comienza con una amplia información etnográfica y geográfica sobre el Brasil, hace luego la crónica de los descubrimientos de los portugueses y de los demás pueblos europeos en concomitancia con el resto de América. Expone las inci­dencias del creciente interés portugués y europeo en general por el Brasil, ampliando la narración a medida que el país adquiere importancia histórica y económica. Siguien­do un método verdaderamente histórico, Varnhagen hace un estudio sistemático del material documental en torno a las distin­tas «capitanías» que constituían aquella in­mensa colonia, dando importancia máxima al problema de los indígenas y al de los esclavos traídos de Africa. Con la autono­mía económica, política y religiosa alcan­zada por la colonia europea se organiza un gobierno central, en Bahía, que determina el desenvolvimiento del país.

El Brasil está maduro para la independencia y hace sus primeras pruebas civiles oponiéndose a la invasión francesa y favoreciendo la coloni­zación hacia el interior. La obra, realizada sobre una mole imponente de material, muy a menudo inédito, que el autor se procuró paciente y cuidadosamente, valorizándolo y sistematizándolo, es la primera historia del Brasil realizada con método científico. Hijo de alemanes, en posesión de sólidos princi­pios historiográficos, Varnhagen se atiene a una rígida crítica filológica y crítica de los documentos, sin olvidar tampoco las ne­cesidades de síntesis y de interpretación. En todo ello tiene el autor ocasión de poner a contribución su vasta cultura y su sentido político. Léanse, por ejemplo, las páginas sobre la visión profética de Ramón Llull respecto a la conveniencia, para el mundo cristiano, de sustituir las cruzadas por una campaña sistemática de subyugación del mundo árabe en su punto de partida (Ca­pítulo V); aquellas otras en las que se critican los métodos feudales usados por los europeos en la colonización de América, en contraste con la época en que se aplican (Cap. X), o aquellas otras que tratan de lo difícil que resultaba gobernar aquel multi­forme mundo nuevo, en el paso del si­glo XVI al XVII, con su fantástica confu­sión de indígenas y de europeos de los más distintos países (Cap. XXIV).

C. G. Rossi