Historia de un Riachuelo, Jean-Jacques-Elisée Reclus

[Histoire d’un ruisseau]. Obra de divulgación cien­tífica del geógrafo Jean-Jacques-Elisée Reclus (1830-1905), publicada en 1876. El gran valor educativo e instructivo del libro lo hizo célebre y lo acerca a otros libros de este género, como el Bel Paese de Stoppani y Les étoiles et les curiosités du ciel (1881) de Flammarion. Se describe la his­toria de un riachuelo («si recién nacido se pierde entre los musgos, es la historia del infinito»), abrazando el entero ciclo de su existencia, desde su manantial a su llegada a las más amplias aguas del río. Con pru­dente comprensión del alma de los jóve­nes a los que se dirige, el autor indica con brío la vida del agua en los desiertos y de los torrentes en las montañas, la natu­raleza de los remolinos, de los abismos, de las fuentes, con vivaces descripciones de cascadas y raudales. De la misma manera se ilustran las múltiples actividades del hombre que se refieren al agua, del riego a la pesca, a los molinos y barcas. De esta forma todo el elemento, benéfico o malé­fico, según las formas de vida entre las que se desliza, está comprendido en su fuerza y en su devenir, con íntima participación en la existencia y el continuo trabajo de transformación de todas las cosas. El estilo límpido y ágil se vale de una infinidad de observaciones y de hechos físicos presenta­dos con prudente fusión de motivos narrati­vos y de digresiones científicas o culturales. Por ello la obra ha llegado a convertirse en una de las clásicas introducciones a la ciencia: la geografía amada y divulgada por Reclus es un templo de la naturaleza donde no hay sitio más que para la admi­ración de sus leyes, y de la acción del hom­bre en su sueño de perfección.

C. Cordié