Historia de la Poesía Provenzal, Claude-Charles Fauriel

[Historie de la poésie provencale]. Obra filológica de Claude-Charles Fauriel (1772- 1844), publicada póstuma en París, en 1846, al cuidado de Jules Mohl. Esta obra está formada por un curso de lecciones profe­sadas en 1831 en la Facultad de Letras de París y viene a constituir la tercera y úl­tima parte de una gran obra, la segunda de la cual es la Historia de la Galia meri­dional bajo la dominación de los germanos (v.); la primera, dedicada a la Galia bajo los romanos, no fue jamás redactada. Fau­riel examina los acontecimientos de la Francia meridional para investigar la opo­sición que hubo entre los bárbaros invaso­res y el Imperio romano: de tal inmediato contraste se originaron la poesía caballe­resca francesa y la poesía provenzal. Ésta, en cuanto manifestación de una civilización propia, es para Francia una verdadera literatura extranjera. En ella se ha demos­trado magníficamente, según los mismos principios del romanticismo, el contraste entre poesía y cultura; lengua y literatura se manifiestan con una vida propia, desde los lejanos orígenes hasta la ruina de la civilización provenzal.

Para Francia, aque­lla literatura provenzal, dice Fauriel, inte­resa precisamente porque es la primera de las literaturas modernas: ella ha formado verdaderamente todas las demás. Es me­nester remontar a los trovadores para ex­plicar la poesía lírica de los italianos, de los españoles y de los alemanes, puesto que con grande magnificencia de temas ar­tísticos personifica el ideal caballeresco, sobre todo la concepción caballeresca del amor y de la devoción feudal, e inspiran un nuevo sentimiento de la belleza y de la poesía: en la Francia meridional, en Cata­luña y en Aragón se pueden captar algunos caracteres bien definidos y tales que pue­den ser considerados en su conjunto al lado de la epopeya de los Nibelungos (v.) y a las demás manifestaciones históricas. Es grande la influencia de los árabes, en cuan­to a la poesía y la música; con su carácter soñador y a menudo nostálgico, es uno de los elementos más importantes de una nue­va civilización. Particularmente en la lite­ratura provenzal (por ejemplo, en el poema Gualterio de Aquitania [Gautier d’Aquitaine] se puede captar el contraste de la so­ciedad galorromana con la conquista de los francos. Esta exigencia explica también el significado feudal de la devoción al señor en la lucha contra los enemigos y los in­fieles; en esta atmósfera se origina y se transforma el amor, entendido como prueba de sumo refinamiento y libertad espiritual.

Si por una parte los primeros cantos caba­llerescos se pueden poner en relación con los cantos escandinavos y germánicos, la poesía de amor es por otra parte el sím­bolo de una nueva cortesía, por la devoción a un ideal purísimo que se colorea, de cuan­do en cuando, de acentos patéticos y persuasivos. Así, la poesía provenzal se en­trelaza con la popular, con las canciones sobre las Cruzadas y hasta con la sátira; es la prueba de una nueva civilización, un acto de fe en una renovación de los espí­ritus. En la vida de Provenza, Europa deja oír su voz, después de siglos de barbarie; sobre las ruinas se edifica un mundo que acoge de los siglos inmediatamente prece­dentes la flor más exquisita y más gozosa, la del ennoblecimiento de la mujer y de la fidelidad caballeresca. Después de su exa­men general, Fauriel traza en sus leccio­nes perfiles de poetas, como Bernart de Ventadorn (y en parte, Marcabrú y Cercamón), Giraut de Bornelh, Arnaut Daniel, Raimbaut de Vaqueiras; el análisis crítico de sus poesías es muy notable en los ana­les de los estudios románicos del primer ochocientos.

Amplio desarrollo al tratar de las novelas caballerescas, que el autor di­vide en «carlovingias» o «carolingias» (tan­to por las guerras contra los árabes de Es­paña como por rebeliones de los jefes de provincia contra los descendientes de Carlomagno), y «bretones» o de la Tabla Re­donda. Numerosos resúmenes y exámenes críticos se refieren en esta obra a los «romans», y en particular es presentado con riqueza de análisis el del siglo XIII, La guerra de los albigenses [La guerre des Albigeois], que narra la destrucción de la civilización provenzal y, por ser una gran epopeya carolingia, basta para demostrar la existencia de una epopeya provenzal an­terior. De este «román» (después publicado por Fauriel en 1837, en el texto, acompa­ñado de traducción con el título Histoire de la croisade contre les hérétiques albigeois), es dada en esta obra la introducción, que aporta contribuciones a las páginas del curso universitario.

En conjunto, esta His­toria de la poesía provenzal muestra muy bien el fervor romántico con que Fauriel emprendió el tema y al mismo tiempo su riqueza de información. La investigación de una fusión perfecta entre historia y poe­sía, con la exigencia de un método histó­rico, explica ciertas deficiencias del trabajo crítico, especialmente en relación con la teoría y las actitudes de amor, y la filiación de otras literaturas respecto a la provenzal. Con todo, esta obra queda como un inte­resante y útil documento de la cultura ochocentista por su original tentativa de síntesis.

C. Cordié