Historia de la Esclavitud, José Antonio Saco

Obra que con los Papeles (v.) integra la produc­ción fundamental del polígrafo cubano José Antonio Saco (1797-1879). Según el plan del autor, la Historia de la Esclavitud debía comprender tres partes dedicadas al estudio de dicha institución fuera de América, al de la esclavitud de los africanos en el Nue­vo Mundo, y a la de los indígenas ameri­canos. Las circunstancias de su vida le impidieron realizar completamente el pro­yecto. Obligado a abandonar Cuba por el despótico capitán general español Tacón, enemigo implacable de las ideas liberales y abolicionistas, Saco concibió primero la idea de estudiar la esclavitud de la raza negra en Cuba y las cuestiones que la misma planteaba, desde el punto de vista político, económico y social, al pueblo cu­bano, entonces sometido al régimen de go­bernadores españoles con poderes absolu­tos. A partir de 1837, y con grandes inter­mitencias, fue reuniendo materiales y am­pliando el plan. Utilizó la copiosa informa­ción hallada en bibliotecas y archivos euro­peos, y los elementos que le suministraron algunos eruditos cubanos. Sobreponiéndose al fin a las dificultades materiales y a los graves riesgos de publicar una obra que examinara objetivamente el desarrollo de la esclavitud, existente aún en Cuba, editó los dos primeros tomos en París, 1875, y otros dos en Barcelona, 1877 y 1879.

El resto de la obra inconclusa fue publicado en La Habana, después de la muerte de Saco, en 1883 y 1893, por el historiador Vidal Mora­les. Ofrece el autor copiosísima información acerca de la esclavitud de africanos e in­dios en América. Su exposición es sobria y precisa, animada a veces por contenido apasionamiento. Saco se manifiesta como fue siempre: escritor preocupado por la verdad cabal, sin eufemismos ni compromi­sos subordinadores; historiador de sana crítica, gobernada por la lógica y auxiliada por la estadística, orientada por firme cri­terio en el que intervienen, con la erudi­ción abundante y variada, la dramática experiencia de la servidumbre en un país colonial. No pudo beneficiarse con el flo­recimiento de métodos y teorías en materia sociológica y política de fines del siglo XIX, que no alcanzó; pero su obra, en su época, es de valor fundamental, única en su gé­nero en lengua española por la magnitud del trabajo de investigación y esclareci­miento que en ella hay, y que, como ante­cedente muy útil de labores posteriores, no es posible olvidar. En el orden particular de la historia literaria de Cuba, es uno de los títulos que concede a Saco carácter de es­critor representativo del siglo XIX, com­parable con los otros grandes prosistas: Arango, Varela, Luz y Del Monte, anterio­res a los finiseculares.

R. Lazo