Historia de la Decadencia de España Desde el Advenimiento de Felipe III al Trono Hasta la Muerte de Carlos II, Antonio Cánovas del Castillo

Obra del historiador y político español Antonio Cánovas del Castillo (1828-1898), publicada por primera vez en el tomo II de la Historia General de España, de Mariana, edición de Madrid (1852-1854). Luego se imprimió por separa­do, con prólogo de Juan Pérez de Guzmán (Madrid, 1910). Es la primera obra histórica de Cánovas, quien contaba escasamente 26 años cuando se publicó. De carácter narra­tivo y atendiendo exclusivamente a los he­chos politicomilitares, esta obra se estruc­tura en diez libros, correspondientes a los siguientes períodos: 1598-1610, 1610-1621, 1621-1636, 1636-1640, 1640, 1640-1643, 1643- 1648, 1649-1665, gobiernos de Mariana de Austria y de Juan José de Austria, y desde el primer matrimonio de Carlos II hasta su muerte. El autor afirma en el prólogo que ha procurado siempre beber en fuentes ori­ginales españolas. La tesis del libro es el pesimismo de Cánovas respecto del Im­perio español, que le hacía aceptar una España en decadencia, «puesto que la de­cadencia de España coincidió desgraciada­mente con la constitución definitiva de la Europa moderna». Así nos dice el autor: «Verdad es que el fanatismo religioso iba estrechando mucho al talento español y es­torbaba no poco sus nobles alardes; verdad es que estaba empeñada la Hacienda… El caso es que ya no nos convenían tan gigan­tescos propósitos; que aun abierto el gran camino que se pretendía entre Milán y Bruselas, ya no era posible mantenerlo abierto por mucho espacio; que nuestro interés político estaba en encerrarnos en España, Italia y sus islas, y cerrando la boca del Estrecho con la conquista de la España transfretana y el dominio de sus dos orillas hacernos absolutos señores del Mediterráneo. El caso es que debíamos pre­ferir a extender nuestra dominación por Europa y hasta a asegurar nuestros domi­nios más importantes, el curar las llagas de la monarquía, reformar la administra­ción, terminar la obra de la unidad política y levantar la industria, el comercio y la agricultura, cosas en que, al parecer, no se pensaba».

J. Regla