Hipsípila, Pedro Metastasio

[Issipile]. Melodrama en tres actos de Pedro Metastasio (Pietro Trapassi, 1698-1782), estrenado con música de Fran­cisco Bartolomé Conti en Viena en 1732. Sus personajes son: Toante, rey de la isla de Lemnos; Hipsípila su hija, amante y pro­metida de Jasón (v.) príncipe de Tesalia y caudillo de los Argonautas; Eurínome, princesa de sangre real, viuda, y madre de Learco, amante rechazado de Hipsípila; y Ródope, amante engañada de Learco y aho­ra confidente de Hipsípila. Los habitantes de Lemnos, guerreando en Tracia se han de­tenido gozando de sus conquistas; y alen­tados por las lisonjas enemigas, no se apre­suran a volver a su patria ni a sus abandonadas mujeres. Toante, queriendo asistir a la boda de su hija con Jasón, con­vence a sus guerreros para que vuelvan, pero éstos se llevan consigo a las mujeres de Tracia, lo que provoca las arrebatadas iras de sus esposas y su decisión de matarles a todos. El alma de esta conjuración es Eurínome que quiere de esta manera ven­gar a su hijo, rechazado por Hipsípila y des­terrado, y que ella cree muerto.

El drama empieza con el desembarco de los hombres y con su matanza, de la cual, empero, Hipsípila quiere substraer a su padre ocultándolo y haciendo creer que lo ha mata­do. Esto cree Jasón que llega para casarse con ella y horrorizado por el parricidio la rechaza. Habiéndose enterado de la próxima boda de Hipsípila, Learco vuelve para impedirla e intentar una vez más hacer suya a la joven amenazándola con denunciar a su padre. La historia desde este momento se desarrolla apurando hasta el límite má­ximo las posibilidades de esta pugna hasta que Learco consigue apoderarse de Toante y conmina a Hipsípila a que le siga si no quiere que mate a su padre. Eurínome cae en las manos de Jasón, quien a su vez amenaza a Learco con matar a su madre si no deja en libertad a Toante. Intervienen en el conflicto las Amazonas en favor de Eurínome, y los Argonautas en favor de Ja­són y durante la contienda que da fin al drama Learco se mata, Eurínome se desma­ya, Toante es libertado e Hipsípila se casa con Jasón.

La forma y el desarrollo escé­nico de este melodrama son las acostum­bradas en la dramaturgia de Metastasio; esta Hipsípila tiene además un punto de partida grotesco, como es el retorno de los guerreros con las concubinas enemigas y su exterminio: pero esto no excluye la in­geniosidad de la trama que se desarrolla rica en efectos de alta tensión dramática.

M. Ferrigni

*Hipsípila fue puesta en música por un gran número de autores. Después de la partitura de Conti son recordadas las de Giovanni Porta (1690-1755), Venecia 1732; Domingo Terradellas (1713-1751). Floren­cia 1742; Johann Christoph Smith (1712- 1795), Londres, 1746; Christoph Willibald Gluck (1713-1787), Praga, 1752; Ignaz Jakob Holzbauer (1711-1783), Mannheim 1753; Giuseppe Scarlatti (1723-1777), Viena 1758; Pascual Anfossi (1727-1797), Londres 1784; Etienne Nicolás Méhul (1763-1817), 1787; Johann Nepomuk Poissi (1783-1865), Darmstadt 1818; John Lodge Ellerton (1807-1873), representada en Prusia en 1825.