Himnos Sacros de Alfano de Salerno

[Inni sacri]. Conservados en dos códices de la abadía de Montecassino, publicados des­de el siglo XVI en adelante en grupos de diversa extensión; son obra de Alfano de Salerno (1105/20-1085), uno de los últimos himnógrafos dignos de mención. El autor, por su educación clásica y por su habilidad métrica, compone himnos a la gloria de los santos cristianos, usando indiferentemente versos sáficos alcaicos, yámbicos y asclepiadeos. Del conflicto entre tierra y cielo, entre bienaventuranzas celestiales y ame­nazas e insidias terrenales, se origina para Alfano la necesidad de huir de los peligros del mundo dedicándose a la serena vida contemplativa. Por su diversa y amplia cul­tura, unida a la nobleza de conceptos y ori­ginalidad de inspiración, Alfano recuerda los versos de Prudencio, de San Hilario, de San Ambrosio, y los primeros poetas lí­ricos cristianos. Ofrece además numerosas reminiscencias clásicas y frases, imágenes y sentencias sacadas de Virgilio, de Hora­cio, de Ovidio y de Juvenal; por todos sus himnos corre una vena sutil de poesía genuina, que los hace infinitamente superiores a las composiciones del género en su época.

A. Cutolo