Himnos a Samas

Entre los numerosos himnos de los babilonios y asirios, dirigidos a las más importantes de sus respectivas divinidades, destaca por su elegancia de forma, por su aliento lírico y por su ex­tensión, un himno a Samas, dios del sol, que es hasta hoy el más bello himno de la literatura mesopotámica que se conoce y que puede sólo parangonarse con otro her­moso himno del período paleobabilónico, di­rigido a la diosa Istar. Los asirios y los babilonios escribieron muchos otros himnos al dios del sol, todos en su mayor parte de carácter conjuratorio, ya que el sol era el dios que iluminaba las tinieblas desalo­jando de sus escondrijos a los perversos de­monios y las brujas. Todos los himnos a Samas están en verso. Una colección de himnos a Samas ha sido publicada por Schollmeyer, Sumerisch-babylonische Hym­nen und Gebete an Samas (Paderborn, 1912).

G. Furlani