Himnos a los Dioses Consentes, Bodini

[Inni agli dèi consenti]. Colección de quin­ce composiciones poéticas en tercetos, pu­blicada con espléndido ropaje tipográfico por Bodini, en Milán, en 1812, con ocasión de las bodas de Constancia, hija de Vincenzo Monti, con el conde Giulio Perticari. Los Himnos — uno de introducción y los otros catorce dedicados a las mayores di­vinidades del Olimpo, Júpiter, Juno, Neptuno, Ceres, etc., que fueron llamados los Dioses Consentes (esto es, que están jun­tos) — fueron compuestos por catorce poe­tas: Cesare Arici, Giambattista Giustis, Girolamo Amati, Pellegrino Fatini, Luigi Biondi, Francesco Cassi, Camillo Bertoni, Tomaso Pozzi, Loreto Antonio Santucci, Bartolomeo Borghesi, Edoardo Bignardi, Gio­vanni Gucci, Enrico Dionigi, Paolo Costa. Son, en pleno esplendor del régimen napo­leónico, y cuando ya el romanticismo se iba difundiendo por Europa, la expresión más importante de la lírica italiana clásica, tenazmente resistente a toda influencia re­novadora y vinculada al culto de las for­mas exquisitas, pero ya inmóviles, de sus padres antiguos. Y no otra cosa, sino el mérito de perfecta elegancia y significado histórico tienen estos Himnos, como señal de perduración del culto tenaz de la es­pléndida tradición clásica, en un tiempo en que ya se presentía la catástrofe napoleóni­ca que había de arrastrar en su ruina resi­duos de un clasicismo que se había vuelto a encender al débil resplandor del cesarismo del gran corso.

M. Sansone