Hajdamaki, Taras Grigor’ivič Ševčenko

Poema histórico del poeta ucraniano Taras Grigor’ivič Ševčenko (1814- 1861), impreso en 1831 en San Petersburgo. El poema, obra maestra de Ševčenko, se compone de un prólogo, once cantos y un epílogo. Su asunto es la vasta y sangrienta insurrección ucraniana contra los polacos en 1768. Además de los relatos de su propio abuelo Iván, el poeta se inspiró en el relato del escritor polaco Czajkowski Wernihora y en el poema de Goszczyñ Zamek Kaniowski.

El poema comienza con un largo prólogo lírico, en el que se manifiesta la lucha íntima entre el poeta romántico, que idealiza el pasado, y el realista, que intenta recrear el mundo vivo y aprovechar el pa­sado sólo como medio poético para des­pertar las masas populares ucranianas. Con indignación, el poeta rechaza el consejo de los críticos rusos de que escriba en ruso. El tema histórico es introducido por la des­cripción de la anarquía que reinaba entre los nobles polacos, de su soberbia y de sus continuas francachelas que contrastan con la miseria del pueblo. Ésta está representada por la vida de Jarema Halajda (v.), héroe del poema, obligado por Lejba, usurero he­breo, a las más bajas tareas. Su único con­suelo es su amor correspondido por Oksana, hija del tutor de la iglesia de la aldea ve­cina. En el tercer canto se describe una salvaje escena de violencia por parte de los nobles polacos borrachos, que irrumpen en casa de Lejba, el cual, sin embargo, con­sigue salvarse y salvar además el honor de su joven hija, conduciendo a toda la ban­da a casa del tutor de la iglesia. Éste re­sulta muerto; la bella Oksana es raptada e incendiada la iglesia. Estas escenas de vio­lencia entremezcladas con hermosos cuadros de ternura y amor entre Jarema y Oksana son la preparación psicológica para la des­cripción del movimiento insurreccional, en el que predomina la figura de Jarema, ven­gador de las ignominias padecidas por él y por todo su pueblo.

Son bellísimas las escenas de la consagración de las armas en la Fosa Fría, las de la toma de la ciudad de Uman, con la dramática escena de la muerte dada por Honta, uno de los jefes del movimiento, a dos hijos suyos, educa­dos en un colegio polaco. Al prevenir a las generaciones futuras para que no repitan los errores de sus abuelos y propugnar un ideal de hermandad eslava y humana, que se concreta después en el programa de la sociedad política «Confraternidad de Cirilo y Metodio», el poeta traza un vasto cuadro de generosidad y de violencia, en el cual el intento ideológico adquiere vida y calor de gran arte. Hajdamaki es el poema de los sufrimientos de Ucrania; inquietudes intelectuales y sentimientos populares, igual­mente oprimidos, se agitan sobre el fondo de una tierra profundamente amada. Fragmentos de este poema han sido traducidos al italiano por M. Lipovezka y C. Meano (Milán, 1942).

E. Onatskyi