Guillermo de Orlens, Rudolf von Ems

[Wilhelm von Orlenz]. Poema cortés de Rudolf von Ems, fecundo autor de poemas épicos en alto-alemán medio, cuya actividad se desarrolló entre los años 1220 y 1254. Seguidor de Gottfried von Strassburg, no tuvo su ge­nialidad, aunque en su prolijo poema la forma sea bastante correcta.

Consta de 15.699 versos, divididos en cinco libros, cada uno de los cuales comienza con una breve introducción, cuyos versos contienen al prin­cipio el nombre del protagonista del canto en acróstico. Basándose en un desconocido modelo francés, y quizá también inspirándose en la novela Jean et Blonde de Philippe de Beaumanoir, el autor narra la vida y el amor de Wilhelm de Orlens (o Dourlens, ciudad de Picardía), identificado por algunos críticos con Guillermo el Conquis­tador. Guillermo, después de la muerte de sus padres, es educado por Jofrid de Bra­bante. De allí pasa a la corte del rey Reinher de Inglaterra y conoce a Amelye, hija del rey. El muchacho tiene tan sólo catorce años y la niña nueve; pero esto no les im­pide enamorarse uno del otro. Se prome­ten, aunque la boda sólo se celebrará cuan­do Guillermo haya llegado a ser un verda­dero caballero. Así lo establece Amelye. Sin embargo, mientras Guillermo, lejos de Inglaterra, se distingue en numerosas haza­ñas, Amelye se ve casi obligada, por voluntad de su padre, a casarse con el rey de España. Afortunadamente consigue avi­sar a tiempo a Guillermo, quien regresa rá­pidamente en su ayuda, y la rapta. Sin em­bargo, la pareja es perseguida y Guillermo desterrado; podrá casarse con Amelye sola­mente si consigue permanecer callado hasta que Amelye le permita hablar, y cuando una hija de rey le haya sacado una astilla de azagaya que durante un combate quedó clavada en su pierna. Wilhelm obedece y lleva a cabo heroicas hazañas en Noruega, derrota a muchos caballeros, y por fin con­sigue casarse con la dulce Amelye; llega a ser el favorito del rey Reinher y éste le elige para suceder le en el trono, de ma­nera que acaba reuniendo bajo su cetro tres reinos: el de Brabante, el de Inglaterra y el de Normandía.

Los caracteres de los personajes resultan claros y bien definidos; sin embargo, el poema carece de organicidad. Fue imitado y abreviado hasta el siglo XVI en numerosas ocasiones; en 1522 fue publicado un compendio de 315 estro­fas; el mismo Hans Sachs se sirvió del ar­gumento en uno de sus dramas. La obra fue publicada, después de 1835, en muchas colecciones antológicas de germanística, aun­que fragmentariamente. Documentan su di­vulgación en la Edad Media tardía los nu­merosos manuscritos que de él se nos han conservado.

C. Gundole