Grito Sobre el Abismo, María Poliduri

Publicado en 1929, representa, junto a la colección anterior de los Trinos que se apagan (1928), toda la herencia poética de María Poliduri (1902-1930). El cancio­nero de la apasionada poetisa neogriega, muerta a los veintiocho años en un sana­torio, refleja un alma sensible a las fugaces alegrías de la vida, a las bellezas de la naturaleza, pero, al mismo tiempo, resuena en él la desesperación de sentirse morir lentamente. Los acentos más varios vibran en este cancionero que, aunque dominado por el tono elegiaco fundamental, oscila en­tre la amarga nostalgia y la helada resig­nación, y tiene notas de frío distanciamiento, en las que la poetisa parece contemplar desde el exterior su propia pena: «Mi úl­tima canción, / sin escribir, brotará / de los ojos eclipsados. Mi última canción / virgen saldrá de mis labios apagados». La colección es una especie de fiel diario es­piritual en el que la poetisa se confiesa, día tras día, mientras en su cuerpo y en su alma luchan los ímpetus de la juventud que quiere vivir y las emboscadas de la muerte, al acecho entre la carne floreciente. A veces hay recuerdos de infancia y de juventud, rememorados y matizados por la nueva pena; a veces, sueños, fantasías, an­helos, añoranzas. Sin embargo, la exube­rancia de los sentimientos no va acompa­ñada de una adecuada madurez artística, que seguramente no hubiese faltado a la poetisa en una vida más larga.

B. Lavagnini