El Marqués von Keith, Frank Wedekind

[Der Marquis von Keith]. Drama alemán en cinco actos, de Frank Wedekind (1864-1918), es­crito en 1900. El Marqués von Keith pre­senta, como casi todos los dramas de We­dekind, un personaje que vive fuera y con­tra el moralizador mundo burgués: esta vez se trata de un estafador de gran estilo, un caballero de industria que se oculta bajo el falso título de marqués von Keith.

Hijo de un matemático y de una gitana, resume sus principios morales en dos fórmulas: «Pecado es el término mitológico que in­dica un mal negocio» y «El negocio más brillante de esta tierra es la moral». Más interesante que guapo, ligeramente cojo, tiene gran éxito entre las mujeres: una muchacha de buena familia, Molly, queda cautivada y lo abandona todo para seguirlo, aceptando con él una vida de malos tratos y humillaciones. El falso marqués ha lan­zado en el mundo financiero de Munich la idea de construir un moderno y elegantísi­mo lugar de reunión y consigue convencer a dos capitalistas, que le anticipan el di­nero a condición de que el proyecto sea apoyado por el riquísimo Konsul Kasimir. Al principio Von Keith triunfa: por fin un antiguo compañero de escuela, noble y rico, de carácter y moral burgueses, decepcio­nado y envilecido por la vida, se aproxi­ma a él para aprender a vivir. Inesperada­mente se descubre que el supuesto marqués ha falsificado un telegrama de Kasimir: los capitalistas se alejan, la hermosa amante le abandona para casarse con Kasimir, e incluso el amigo, de nuevo decepcionado, le deja. Molly, que a pesar de todo le ama­ba, en un momento de desesperación se suicida.

Cuando el marqués está a punto de hacer lo mismo le ofrecen una fuerte can­tidad que le permitirá lanzarse de nuevo a la aventura. Una vez más, Wedekind, que ha escogido como personaje un antimoralis­ta y antiburgués, nos lo muestra más tarde víctima de su misma concepción de la vida.

E. Rosenthal