El Maestro de Retórica, Luciano de Samosata

Obra didáctica de Luciano de Samosata, retor griego (120-180). Un joven desea ávidamente llegar a ser buen orador; un maestro de retórica, contemporáneo del autor — según un antiguo escoliasta se trata del neosofista Julio Pólux, autor del Ono­mástico (v.) —, le da, o por lo menos Lu­ciano así lo imagina irónicamente, consejos oportunos. Dos son los caminos — le ense­ña — para llegar a ser elocuente: uno ás­pero y difícil, neciamente preferido por los oradores antiguos como Demóstenes y Esquines; y otro mucho más sencillo, llano y agradable, que le conducirá sin fatiga a la gloria y a la felicidad. La ignorancia, la listeza, la desvergüenza y la audacia son los medios de que deberá armarse; sin preocuparse del contenido de sus discursos, deberá tener siempre a punto un buen nú­mero de palabras pedantes o raras con que confundir a su adversario. Una actitud agraciada y gentil, el mayor refinamiento en el vestir, cierto número de amigos in­fluyentes y corruptibles, le asegurarán in­faliblemente el éxito.

Al mismo tiempo que el orador contra el cual va dirigida esta sátira, Luciano zahiere con ella toda la corrupta y afectada oratoria de su época, que consistía en una gran ostentación dé palabras vanas y un inútil alarde de ele­gancia formal. La sátira está llevada con agudeza y vivacidad; bastante realista y precioso para nosotros es el cuadro de la cultura de los neosofistas contemporáneos del autor, y de sus corrompidas costumbres. [Trad. española por Federico Baráibar y Zumárraga en Obras completas, tomo III (Madrid, 1889)].

C. Schick