El Llanto de la Virgen, Jacopone da Todi

[Il planto della Madonna]. Loa de Jacopone da Todi (m. 1306), quizás escrita en edad avanzada, y su obra maestra. También es conocida bajo el nombre Donna del Paradiso. En esta ruda y esquemática, aunque viva y trágica contemplación, encuentra orden y libera­ción el ímpetu del sentimiento religioso de Jacopone. Toda la poesía está concentrada en la figura de la Virgen, que, como una madre mortal y doliente, sigue esperando y se entrega por fin al fúnebre llanto; sobre la figura de Cristo, que humanamente se aflige del dolor materno; sobre la del Nun­cio, en cuyas palabras resuena el tumulto de la Pasión. En la primera parte de la Loa está la concitación de los acontecimien­tos que, en la descripción duramente ri­mada del Nuncio, se repiten con terrible evidencia. En la segunda parte, la Virgen abandona toda tentativa y esperanza y co­mienza «el duelo», su llanto y el coloquio con el Hijo con evocación tan insistente («Figlio de mamma scura… Figlio bianco e vermiglio,/figlio senza simiglio… Figlio bianco e biondo,/figlio, volto iocondo… Figlio, dolce e piacente,/figlio de la dolente…») que parece una canción de cuna de piadosa locura. La loa termina vigorosa­mente con el grito de María a Juan, «figlio no vello»: «morto é lo tuo fratello,/sentito aggio ’l coltello/che fo profetizzato». Toda la rimg. de las loas, pobre, tosca, descarnada, aunque a menudo coloreada por ras­gos ingenuamente afectuosos, es salvada por la ruda originalidad de este canto em­briagado de pasión y piedad.

C. Pastonchi