El Libro de las Sentencias, Pedro Lombardo

Obra en cuatro libros, de Pedro Lombardo (principios del siglo XII-1160), que pronto se hizo famosa. Su título era propiamente Cuatro libros de sentencias Libri quatuor sententiarum]; más que por su vigor espe­culativo, interesa por las sistematizaciones de la amplia materia teológica tratada didácticamente. Es ya, pues, una «summa» (enciclopedia), sin tener por otra parte la claridad expositiva que en la edad siguiente brillará en la obra de Tomás de Aquino. Más que nada el autor sigue un modelo, en parte fijado en Francia por Abelardo en su Introducción a la teología (v.) y por Hugo de San Víctor en los Sacramentos de la fe cristiana (v.), y, como los citados teólogos, añade a las sentencias citadas sobre éste o aquel tema de fe consideracio­nes propias y tratados varios en una verdadera reelaboración de la materia.

Natu­ralmente, también el autor trata de com­prender en su tratado la sabiduría humana. En los diversos libros habla de la Trinidad, de la rebelión de Lucifer, de la expulsión del cielo, de la creación del hombre, del pecado original, de la expulsión del Pa­raíso terrenal; un tratado sobre el pecado en general revela una viva comprensión del tema. Se habla también del Divino Hijo, de la Redención y, por fin, de los Sacra­mentos. Por diversas que sean las fuentes, no siempre fundidas orgánicamente, la obra aparece como una notable enciclopedia del conocimiento teológico medieval y tiene su importancia en el desarrollo de la filoso­fía escolástica posterior, pero no contiene un pensamiento verdadero ni una elabora­ción crítica de la materia.

C. Cordié