El Hombre y las Ciencias Morales, Aristide Gabelli

[L’uomo e le scienze morali]. Obra del pedagogo italiano Aristide Gabelli (1830-1891), publicada en 1869. De franca orienta­ción positivista, el autor propone y trata de resolver los problemas fundamentales de la moral y del derecho basándose en un mé­todo de investigación fundado «sobre la ob­servación de los hechos comunes, claros e indubitables».

La primera parte, pura­mente inductiva, recoge una serie de relie­ves psicológicos, a menudo agudos, sobre la naturaleza de algunas actitudes espirituales, aparentemente muy distintas entre sí (de la admiración al juicio estético, de la simpatía a la piedad, etc.), que desembocan en ex­presiones particulares de un único senti­miento originario y universal: el amor de sí mismo; De este amor deriva la aspiración hacia la felicidad, estímulo de todas las ac­ciones humanas, y, de ésta, la misma volun­tad. La voluntad es libre solamente bajo ciertas condiciones, que la historia va im­poniendo y modificando; es la historia, en efecto, lo que forma la conciencia humana, con sus juicios y sus ideales. De manera que la conclusión sobre el bien moral no puede ser más que relativista: «el bien es lo útil humano», entendido en sentido univer­sal e inspirado por el conocimiento reflexi­vo. La segunda parte contiene las aplicaciones de esta ética utilitaria al sistema general de las ciencias morales, a la moralidad y al derecho. Solamente el método experimental puede rejuvenecer las ciencias morales como ha rejuvenecido las ciencias físicas; de aquí la necesidad de alejar la metafísica de las ciencias morales. A base de estas pre­misas no es posible concebir una moral si no independiente tanto del dogma religioso como de los principios a priori del espíritu; es decir, reducida a una economía.

La éti­ca es la ciencia de lo útil humano; la virtud, sagacidad; el bien, ventaja común; la bon­dad, inteligencia. Las consecuencias jurídi­cas del utilitarismo moral son obvias; todas las manifestaciones del derecho se reducen a unas máximas de utilidad pública, con­tingentes, relativas y determinadas por la historia, que es la única que puede dar un criterio de juicio, tanto sobre la justicia como sobre la moral. Más que por la nove­dad del planteamiento o por la originalidad de las ideas, la obra de Gabelli es interesante como documento de la crisis del pen­samiento italiano en los primeros años del reino, y como acto de fe en la posibilidad de llenar, con una renovación metódica del pensamiento, la grave laguna existente en­tre las instituciones y las costumbres.

A. Bosisio