María Rosa

[Maria Rosa]. Protagonis­ta de la tragedia homónima (v.) del escritor catalán Ángel Guimerá (1847-1924), en la que el autor ha querido personificar la lucha espiritual ante el dilema de la fide­lidad al esposo y el naciente amor por otro hombre.

Maria Rosa forma parte de un equipo de peones camineros que están cons­truyendo la carretera de un pueblo de Cataluña. Al empezar la acción, se nos pre­senta a Maria Rosa ayudando en sus que­haceres a los hombres que trabajan en la carretera y viviendo del recuerdo de su esposo Andreu, preso en Ceuta por haber sido acusado de la muerte de un capataz. Cuando llega la noticia de que Andreu ha muerto, Margal, un amigo de Andreu, la requiere de amores; y Maria Rosa va sin­tiendo como el recuerdo del hombre antes querido se va borrando de su corazón y en su lugar se instala la naciente pasión por Margal. Maria Rosa lucha contra esta situación, sin acertar a explicarse cómo puede ir olvidando poco a poco a su esposo.

Margal, mediante un ardid, la obliga a ca­sarse con él. El día de la boda, el novio se emborracha y por incitación de un ami­go, que sospechaba la verdad, llega a con­fesar que fue él el asesino del capataz, precisamente para poder casarse con ella. El vino con que se ha emborrachado Mar­gal procede de una cosecha que habían vendimiado Maria Rosa y Andreu y en el que se había mezclado sangre de una he­rida de éste. Maria Rosa, al saber la ver­dad, mata a Margal en la noche de bodas. Maria Rosa es uno de los mejores carac­teres del teatro de Guimerá. La descrip­ción del ambiente y de las situaciones son también, teatralmente, bastante logradas, y el leve simbolismo del vino de la ven­ganza acentúa aún su valor dramático.