Dominique, E. Fromentin

Dominique se enamora, siendo todavía joven, de Madeleine, la sobrina de su único amigo Olivier: pero la joven, dos años mayor que él, se casa con el señor de Niévres. Do­minique sufre profundamente por ello: ni el trabajo ni el placer contribuyen a hacérsela olvidar. Un año después encuentra de nuevo a Madeleine que, intuyendo el secre­to del joven, trata de curarlo.

Pero muy pronto advierte que también ella está enamorada y decide alejarse. Do­minique trata ahora de distraerse dedicándose a la acti­vidad literaria y a la política. Pierde de vista a Madeleine hasta el día en que en una exposición, delante de un re­trato de la mujer, descubre el íntimo sufrimiento de ésta. Sin dudarlo, va en su busca: los dos enamorados están a punto de ceder a la pasión, pero encuentran la fuerza ne­cesaria para decirse adiós. Dominique pasará el resto de sus días en la paz del campo, sereno en la pureza de su conciencia.