La Fuga a Venecia, Georg Kaiser

[Die Flucht mach Bendiga]. Esta pieza del dramaturgo ale­mán Georg Káiser (1878-1938) pertenece a una serie de obras históricas. Ésta concre­tamente se refiere a la historia literaria. Pone en escena la famosa aventura de George Sand y Musset. Éste se ha refugiado en Venecia para sustraerse a las emociones amorosas que le impiden trabajar, aunque la verdad histórica es completamente opues­ta, ya que George Sand y Musset hicieron el viaje juntos. Pero aquí se reconoce ya uno de los temas preferidos de Kaiser, la huida del individuo frente a aquello que amenaza su personalidad; a veces es tam­bién la huida de la personalidad frente a ella misma en cuanto puede paralizar al artista en su libre voluntad de creación. Así, pues, George Sand sigue a Musset y vuelve a encontrarle otra vez. Este nuevo encuen­tro y las numerosas complicaciones que de él se derivan provocan en el alma del poeta un choque doloroso que será causa de que salga de la aventura con una herida san­grante y profunda. Por el contrario, George Sand encontrará en ella acicate para es­cribir nuevos libros. La mujer es presentada como un «ser inhumano que no tiene más sensibilidad que aquella gracias a la cual puede describir sus sentimientos». Pero este ser inhumano es para Kaiser el verdadero artista, mientras que Musset no será nun­ca nada más que un hombre. Las últimas palabras de la obra: «La palabra mata a la vida», revelan el pensamiento del drama­turgo. La tesis puede defenderse, pero el ejemplo de Musset está mal escogido, pues lo mejor de Musset artista, el ciclo de las Noches (v.), ¿acaso no ha nacido precisa­mente de sus decepciones amorosas? Por otra parte, Kaiser toma la verdad histórica muy a su capricho; por ignorancia o por desenvoltura, no titubea en presentar a Mallarmé como uno de los amantes de George Sand.