El Rey Fjalar, Johan Ludwig Runeberg

[Kung Fjalar]. Poema épico de estilo neoclásico en cinco cantos, de metro vario, del poeta sueco de Finlandia Johan Ludwig Runeberg (1804-1877), publicado en 1844. El rey vikingo Fjalar (v.), cargado de años y de gloria, quiere instaurar una paz estable y duradera que dé prosperidad a su país.

Se ha acostum­brado a confiar en sus propias fuerzas y por ello olvida que existe una voluntad más alta que la suya, la voluntad de los dioses, en cuyos altos designios está escrito que la estirpe de Fjalar tendrá un final vergon­zoso: su hijo Hialmar se casará con su her­mana. Al oír aquella profecía, el rey, de­safiando a los dioses, una noche de invier­no hace arrojar a su hijita al mar borras­coso y ordena que nadie recuerde jamás el nombre de la pequeña Gerda. Pero la niña es salvada y vivirá, como hermosísima princesa, bajo el nombre de Oihonna, en la lejana corte del rey escocés Morannal. Hjalmar ataca a Escocia, derrota a los hijos del rey Morannal, rapta y se casa con la hermosa Oihonna. Fjalar, al sentir que se aproxima su fin, quiere darse muerte con su propia espada, según la antigua cos­tumbre escandinava. La paz está asegurada en su reino y vuelve a desafiar a los dio­ses.

Pero apenas ha pronunciado la blas­femia, Hjalmar comparece ante él: ha des­cubierto que Oihonna era su hermana y, obedeciendo a las súplicas de la mujer, la ha matado. Hjalmar, a su vez, se mata en presencia de su padre. El orgullo de Fjalar es vencido; cansado de la vida, se pros­terna a los pies de los dioses y luego se da muerte, mezclando su sangre con la de su hijo.

T. Tuulio