El Aventurero Siciliano, Bosone de’ Raffaelli da Gubbio

[L’aventuroso ciciliano]. Obra narrativa de la primera mitad del siglo XIV; especie de desordenada novela entre histórica y didascálica, atribuida, pero con escaso funda­mento, a Bosone de’ Raffaelli da Gubbio, hombre político, muerto en 1349. El título genérico se refiere a un mundo de aventu­ras relativas a personajes sicilianos. Se tra­ta de cinco varones que, después de la re­volución de las Vísperas (1282), andan erra­bundos fuera de la isla durante diez años. La obra, interrumpida después de los tres primeros libros, describe sobre todo la vida de tres de estos personajes. Es notable la historia de uno que, con dos compañeros (muertos después en combate), lucha con­tra los árabes de África, poniéndose al servicio del rey de Túnez y termina como almirante de las escuadras. Otro, después de muchas hazañas realizadas en Italia, es enviado por el Pontífice en misión al rey de Inglaterra en lucha con los rebeldes, y consigue gozar de su confianza y su fami­liaridad. El último, combate como esforza­do guerrero en favor del rey de Esclavonia, y alcanza una buena fortuna entre los mag­nates del país. La obra se propone tener aquí y allá intención moralizante, pero también esta nota se pierde en la prolijidad desordenada de la narración. Cierto interés además ofrece por sus observaciones acerca de las costumbres, razonamientos de la sociedad de su tiempo y también por cierta habilidad al fundir en una trama basada sobre todo en el esquema de las novelas del ciclo clásico, razonamientos tomados de las obras de Latini, Compagni y otros escrito­res contemporáneos o inmediatamente pre­cedentes. Verdad es que el fin principal de la obra — el de deleitar al lector — se ha perdido en el fárrago del conjunto, nunca regido por el freno del arte.

C. Cordié