Decreto de Telepinus

Los historia­dores dan este nombre a una ley de este soberano del antiguo Imperio de los hititas, ley que se refiere a la sucesión dinástica y a los delitos cometidos en la familia real. El rey instituye en Hattusas, capital del im­perio, un colegio judicial, al que deben someterse todos los casos de delitos en la familia real. Si el rey causa daño a los miembros de su propia familia, debe expiarlo con la pena capital. Telepinus eli­mina además del derecho penal vigente para la familia real, el principio de la corresponsabilidad familiar: que cada uno pague la pena por sus propios delitos y no la de los crímenes de los demás, según establecía la religión. Además, el rey hace una conmovedora llamada a los sucesores, para que siempre estén unidos en torno a la persona del monarca; en efecto, sólo la unión entre los grandes del Estado y los diferentes estratos de la población hace que la nación sea fuerte. El Decreto de Telepi­nus está redactado en lengua paleo hitita y debe fecharse hacia el siglo XVII a. de C., en caso de que sea auténtica la redacción que ha llegado a nosotros. El texto ha sido editado y traducido por E. H. Sturtevant y G. Bechtel en A Hittite chrestomathy (Filadelfia, 1935, pp. 175-200).

G. Furlani