De la Conquista a la Independencia, Mariano Picón Salas

De Mariano Picón Salas (1901-1963), primera edición, México, 1944. El autor ha sabido contarnos en capítulos breves, po­blados de hallazgos e ideas, la historia de tres siglos de la dominación española en América. El investigador de la cultura his­panoamericana tiene en esta obra una espe­cie de guía, de temario y programa de tra­bajo para la exploración de la historia de América. Estudia primero lo que él llama «El Legado Indígena»: deidades, monumen­tos arquitectónicos y poéticos, mitología del indio americano que sirve para fijar las señales e influencias en la historia de una herencia milenaria que nada ni nadie ha podido borrar. Examina después el fe­nómeno de la Conquista a través de las dos tesis históricas contrapuestas, de los complejos sociales de la época que la pre­senció y de una posible psicología de la em­presa española en que el espíritu y la aven­tura supieron conjugarse generosamente. Caracteriza después los siglos XVI y XVII, el tránsito de lo europeo a lo mestizo, la pedagogía de la evangelización, la histo­riografía de los misioneros y las utopías sociales como índice de las inquietudes de un mundo nuevo.

Fenómenos como el de la decadencia española en la historia in­diana y el espíritu de contrarreforma trasladados a América merecen la más extensa consideración. La parte central del libro la ocupan los capítulos dedicados al estudio del barroco hispanoamericano en toda su complejidad y contradicción. En las pá­ginas dedicadas al siglo XVIII merecen di­latado análisis los problemas del humanis­mo jesuítico del siglo XVIII, las vísperas de la revolución y el enciclopedismo criollo. Lo verdaderamente magnífico de este libro de Picón Salas es que en él todos los hilos históricos se juntan y descubrimos el sen­tido de la historia cultural del Continente. Es mérito sobresaliente de la obra su gran esfuerzo de síntesis aclaradora, ya que campea por encima de la seca erudición una cultura fresca y jugosa, enamorada de sus temas. Es la historia de un período su­ficientemente grande y lleno de significa­ción como para alcanzar vida propia por sí sola, ya que desde los orígenes tenemos también una explicación de nuestros días.

F. Giner De Los Ríos