Carro de Nimes

[Charroi de Nismes]. Cantar de gesta del siglo XII en series de decasílabos asonantados. El tema inicial es proporcionado por la conclusión de la Co­ronación de Luis (v.). Guillermo, vasallo del rey de Francia, al volver de caza, se entera de que el rey Ludovico ha distribuido feudos a todos sus barones, pero no le ha asignado nada a él. Ante sus protestas el rey le dice que tenga paciencia, pero Gui­llermo se enoja y le recuerda todo lo que ha hecho por él (v. Coronación de Luis), hasta que éste se humilla y le ofrece feu­dos, pero Guillermo los rehúsa porque hay herederos legítimos, y rehúsa también un cuarto del reino para que no se diga que ha despojado a su rey. Declara, en fin, que quiere la tierra detentada por los sarrace­nos: España, Nimes y Orange. El rey se la da pero sin garantías de posesión, y Gui­llermo, con la flor de los guerreros fran­ceses, va a la conquista de su feudo. Dis­frazados de mercaderes y carreteros entran en Nimes y la conquistan. Este poema per­tenece al ciclo de los que cantan las em­presas de Guillermo de Orange (v.); es, mejor dicho, el primero de los que desarro­llan sus gestas contra los sarracenos. Hay en él trozos de bella poesía, como el adiós de Guillermo, que llora mientras deja Fran­cia y a su rey, a quien desprecia y a pesar de todo ama. Cantar de gesta sinceramente primitivo, ofrece al comienzo uno de los más bellos fragmentos épicos; y es verda­deramente épico el carácter fiero e indó­mito de Guillermo, lleno de un sentimiento de justicia. Alguna vez el estilo no está a la altura de los sentimientos, y el final tiene un tono heroico cómico, pero de todos modos muy natural. Está inserto en las Historias narbonenses, de Andrea da Barberino (siglo XV), pero bastante alterado en diversos puntos.

C. Cremonesi