Frankenstein o el moderno Prometeo, Mary Shelley

Frankenstein, un joven suizo es­tudioso de filosofía natural, sirviéndose de partes anató­micas sustraídas a varios cadáveres, fabrica una criatura monstruosa a la que consigue infundir, mediante proce­dimientos de los que sólo él conoce el secreto, el aliento de la vida. Pese a su aspecto espantoso, la criatura se re­vela la quintaesencia de la bondad de corazón y de la mansedumbre.

Pero cuando repara en el desagrado y en el miedo que provoca en los demás, su naturaleza, incli­nada a la bondad, sufre una completa transformación y se convierte en una verdadera fuerza destructora; después de otros muchos delitos acaba por matar también a su creador.