Un Ensayo de Regionalismo, Juan Mañé y Flaquer

Obra del escritor catalán publicada en Barcelona en 1897. Consta de un prólogo dirigido a la juven­tud catalanista, recomendando serenidad, y esboza las relaciones entre Cataluña y el gobierno central; y de cuatro cartas abier­tas a su amigo y correligionario José Pella y Forgas. Expone en las mismas sus expe­riencias en el funcionamiento de una coope­rativa de consumo de carnes en Sarriá (Barcelona), que pronto trascendió a la administración municipal del pueblo. El ensayo consistió en lo siguiente: «concelle­res, Consejo de Ciento, plebiscito por medio del voto fogueral, milicia urbana o soma­tén armado a las órdenes del Alcalde».

Se trata, en suma, de propugnar la unidad con objetivos claros y concretos, y de respon­sabilizar a los hombres, con objeto de hacerles prudentes. Dice que son mucho más necesarias las buenas costumbres que las buenas leyes, y que es más urgente cambiar de conducta que de legislación. Como pro­grama de actuación del catalanismo que propugna, se muestra plenamente identi­ficado con las normas del obispo de Vich, Josep Torras y Bages: «Para el regionalismo es tiempo de sembrar y no de cosechar; lo que ahora conviene es formar las cos­tumbres, conservar las instituciones que aún existen, despertar al pueblo que aún está durmiendo y no tiene conciencia de sí mismo, dejándose llevar de los trafican­tes de la política imperante».

J. Regla