Revolución de la Lírica, Arno Holz

[Revolution der Lyrik]. Escrito estético del poeta alemán Arno Holz (1863-1929), publicado en 1893 en la revista «Zukunft» de Harden y en volumen en 1899. Es la defensa teórica de la nueva técnica poética — y el título de esta obra es significativo — inaugurada con los libres ritmos del Fantaso (v.), que señala el paso de Holz desde la escuela na­turalista al Impresionismo (v.).

Precisamen­te llevando a sus últimas consecuencias el Naturalismo (v.) de Zola, de quien se había hecho heraldo en alemania (v. Papá Hamlet y El libro del tiempo, v.), Holz en la Revolution der Lyrik postula la liberación de la poesía de todo convencionalismo o plan para fijarla en ritmo puro, que «debe surgir como si no hubiera sido nunca expre­sado, nuevo cada vez, de su contenido». Por esto rechaza las formas exteriores (rimas o estrofas) que traban la espontaneidad de la expresión y reducen la poesía a una canti­nela de organillo. Del mismo modo son abo­lidos todo esquema métrico y toda regula­ridad de medida también en los versos li­bres, que deberían seguirse, ora larguísimos, ora brevísimos, según la corriente senti­mental que los determina; la diferencia entre prosa y poesía se resuelve en la inten­sidad de la expresión. Así, libre de todo esquema exterior, métrico o estrófico, la palabra recuperará su originaria sencillez y el poeta expresará con la máxima pureza las impresiones que recibe del exterior creando un mundo de fantasía suyo pro­pio.

En los ritmos singulares y descon­certantes del Fantaso hallamos momentos felizmente realizados por este naturismo poético e impresionista: «Detrás de las ra­mas floridas del manzano se levanta la luna. / Frágiles arabescos, / pálidas som­bras / se recortan sus rayos sobre la are­na. / Silenciosa vuela una falena. / Me tiendo feliz en la plateada hierba / ¡y allí yazgo con el corazón en el cielo!» [«Hinter blühenden Apfelbaumzweigen / steigt der mond auf. / Zarte Ranken, / blasse Schat- ten / zackt sein Schimmer in den Kies. / Lautlos fliegt ein Falter. / Ich strecke mich selig ins silberne Gras / und liege da / das Herz im Himmel!»]. La originalidad es buscada hasta en la presentación tipográ­fica, que alinea estos versos libres e irre­gulares no ya hacia el margen de la pá­gina, sino según un eje central («Mittelachsenverse»). Es fácil encontrar en esta nue­va concepción de la poesía prolongaciones y exageraciones del Naturalismo (v.), que en Francia condujo a la poesía a enuncia­ciones semejantes. Pero la posición de Holz se agotó en la polémica; y como ésta fue incomprendida por sus contemporáneos, lue­go quedó abandonada hasta por su autor. Con todo, tuvo notable influjo en la reno­vación de la poesía y de la literatura ale­manas y prestó más de un rasgo polémico a la definición del Expresionismo (v.).

C. Cometti